Cuánto calcio necesita tu hijo

En función de su edad los niños deben ingerir una cantidad diferente de calcio cada día. El calcio es un mineral que hay que tomar en todas las etapas de la vida, pero durante la niñez es vital ya que es importante para el crecimiento y formación de los dientes, además, el sistema muscular, el sistema nervioso también se benefician de una correcta ingesta.  

Sobre el 98% de todo el calcio que tomamos con la alimentación se va a almacenando en los huesos y también en los dientes. Los niños, al estar creciendo todo el tiempo, deben ingerir continuamente este mineral, eso sí, la cantidad variará con respecto a su edad.

Desde los 0 hasta los 6 meses

El aporte de calcio en esta edad podría ser suficiente con 200 miligramos al día. En el caso de los bebés lactantes no hay que preocuparse, puesto que la leche materna ya tiene todo el calcio que la guagua necesita. Si por el contrario, le alimentas con biberón, será el médico pediatra quien te diga la cantidad diaria que debe tomar y cuanta cantidad de leche de fórmula”tienes que darle a tu bebé. Puedes realizar tu misma el cálculo mirando el prospecto del paquete. Debemos tener en cuenta que los niños que nacieron de manera prematura, normalmente necesitan más cantidad de calcio.

Desde los 6 a los 12 meses

La cantidad de calcio que se recomienda en esta época es 270 miligramos cada día. Si sigue lactando, la ingesta vendrá tanto de la leche materna, como de la leche de fórmula. Aunque a partir de los 10 meses, cuando ya puede ingerir yogur – recomendado siempre por el pediatra – llegará más fácilmente a la cantidad diaria recomendada.

A partir de los 12 meses

Una vez que cumpla el año, y hasta aproximadamente los 3, los niños deben ingerir alimentos que les hagan llegar a los 500 miligramos diarios de calcio. Esta cantidad no se acumula de un día a otro, por tanto el aporte debe ser diario y no se puede compensar un día con otro. Para llegar a esa cantidad de calcio tu hijo puede tomar cada día, un vaso de leche grande, un yogur, otro postre lácteo y un trozo de queso. Pero no hay que agobiarse, porque además de los lácteos, las verduras como el brécol y las espinacas son ricas en calcio.

Ten presente que para que este mineral tan necesario sea correctamente absorbido, los niños necesitan tener un nivel de vitamina D correctos. Esta está en los pescados azules, el queso o la yema de huevo por ejemplo.

Artículos relacionados