Recomendaciones para el cuidado de tu bebé

Consejos

Nada más llegar el bebé al hogar, comienza un nuevo mundo de atenciones diarias. Es posible que no sea tu primer hijo, pero está bien recordar los pasos que deberás seguir para darle los mejores cuidados a tu pequeño.

0-3 meses
  • La higiene del recién nacido

    La higiene de los ojos:

    Conviene lavarlos con una gasa húmeda. Puedes utilizar suero fisiológico una vez al día, pero si le aparecen secreciones o lagañas, puedes hacerlo con más frecuencia. Procura limpiar siempre desde dentro del ojo hacia fuera para evitar contagios u obstrucciones del lagrimal.

    La limpieza de los oídos:

    Asea el pabellón auditivo con una gasa previamente humedecida con suero, pero no frotes, simplemente humedece de manera suave. Tampoco es preciso realizar esta limpieza a diario. Nunca utilices bastoncillos de algodón, y procura que los baños de tu bebé no sean muy largos para no contraer una otitis.

    Cortar las uñas:

    Los especialistas aconsejan no recortar las uñas de los recién nacidos hasta pasados los primeros 20 ó 30 días desde el nacimiento. Las uñas en esta época son especialmente suaves y se pueden quebrar con facilidad. Utiliza una tijera redondeada cuando ya puedas cortárselas y procura hacerlo de manera recta en las uñas de los pies, y en oblicuo las de las manos.

    Limpieza de los genitales:

    La limpieza de los genitales de los niños es importante para controlar la fimosis y observa como desaparece el hidrocele. En el caso de las niñas, se debe limpiar con cuidad de arriba abajo, con precaución al separar los labios. Para ambos sexos, lo recomendable es secar muy bien toda la zona, poniendo especial atención en los pliegues.

    Lavado del cabello:

    La mejor opción es utilizar un champú del tipo hipoalergénico, con un PH neutro. Si decides que tenga algo de perfume, escoge uno muy suave. Debes secar perfectamente su pelo cada vez que salga del baño para evitar la micosis. Un peine con las púas suaves y redonditas será tu mejor aliado para ir quitando poco a poco la costra láctea, característica de los bebés. Para ir quitándola poco a poco, puedes masajear la cabeza de tu bebé con un poquito de aceite de almendras dulces.

    La higiene en el sueño:

    Para los recién nacidos, la mejor forma de acostarlos es boca arriba. Es fundamental para evitar la “muerte súbita del lactante”. Otra postura es de lado, irá bien para ir alternando y evitar que se le quede la forma en la cabecita.

    El momento del baño:

    Nunca dejes a tu bebé solito en el baño. Esta debe ser la norma principal ya que los bebés pueden ahogarse en 1 dedo de agua. La temperatura del agua tiene que ser templada, alrededor de 35º C y tampoco es necesario superar los 10-15 cm. Procura no añadir productos como el talco y colonias hasta pasados varios meses desde el nacimiento. Son productos que pueden producir alergias.

    El orden del baño:

    Comienza por la cabecita, luego el cuerpo y posteriormente los brazos y piernas. Lo último deben ser los genitales. El baño no debe durar más que varios minutos, y tras terminar, seca muy bien todos los pliegues, sobre todo el cuello, detrás de las orejas, el mentón y la zona del pañal.

    Recomendación: intenta mirar con lupa su piel para ver si tiene alguna erupción o inflamación. Revisa su costra láctea o algún tipo de mancha en la piel.

    La limpieza del cordón umbilical:

    La caída del cordón umbilical varía de unos niños a otros, en los casos de parto vaginal se puede caer alrededor del octavo día, pero en los casos de cesárea, puede tardar hasta quince días. Debes estar muy atento a su olor, y llamar al médico si este tiene un olor fuerte, y supura algún tipo de pus o secreción. También consulta con tu pediatra si llegado el primer mes no se ha caído. Parece difícil pero siguiendo estas pautas de limpieza te resultará sencillo:

    1. Es importantísimo que lo hagas con las manos lavadas.

    2. Con una gasa estéril humedecida en alcohol de 70º puedes limpiar el inicio del ombligo. Rodea el cordón con la gasa para limpiarlo perfectamente. La parte de la pinza, límpiala con otra gasa estéril.

    3. Procura secarlo con mucho cuidado después de su baño diario. Evitarás infecciones.

    4. Puedes acelerar su caída si no lo tapas con la gasa, y lo dejas al aire. Pero si lo cubres, que sea con una gasa humedecida en clorhexetidina o alcohol de 70º

    5. Una vez se haya caído, debes continuar con la limpieza al menos 3 días más con alcohol, para asegurarte de que se haya cicatrizado completamente.

    Dato importante: No utilices sulfamidas, povidona yodada o productos como el mercurocromo o el mercurobromo.

Asesor de productos

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!