Las primeras molestias…

Molestias

Cuando el recién nacido llega a casa, la sensación de plena felicidad se mezcla con la preocupación por las numerosas circunstancias desconocidas sobre el bebé. ¿Qué provoca malestar?, ¿qué problemas son los más habituales?, ¿qué debemos hacer en cada situación? Estas son algunas de las molestias que con más frecuencia encontrarás en esta etapa y mira los siguientes consejos.

0-3 meses
  • Conoce el origen de su malestar

    Los cólicos en los bebés

    Los cólicos afectan hasta uno de cada cuatro recién nacidos en los primeros meses de vida. Apareciendo en los quince días después de su nacimiento, son producidos por la escasa madurez de su sistema digestivo. La capacidad de absorber el alimento es aún limitada y les cuesta un poco digerir, lo que puede provocar estreñimiento, o regurgitaciones y gases que le son muy difíciles de expulsar. Normalmente todo se regulariza a los 3 ó 4 meses, cuando el sistema digestivo del recién nacido ya ganando madurez.

    ¿Cuáles son los síntomas de los cólicos en los bebés? Suelen producirse episodios de irritabilidad, llanto imposible de consolar, y dolor abdominal que aparecen por la tarde o la noche cada día. Estos cólicos pueden durar hasta más de tres horas y como mínimo aparecen tres veces a la semana, en tres semanas consecutivas.

    ¿Cómo puedes actuar? El principal consejo es que mantengas la calma y que trates de relajar al bebé con agua templada. Otro tipo de actividades como mecer en brazos a tu hijo mientras cantas una nana puede ayudar a que tu hijo se sienta algo más relajado.

    El estreñimiento en bebés

    Para combatir el estreñimiento en niños puedes preparar papillas o purés de frutas que ayudan a regularizar el tránsito intestinal. Ayudarás a tu hijo a que le cueste menos eliminar las deposiciones, pero también le hidratarás.

    Puedes probar a masajear el abdomen, y también a darle bañitos en agua templada. Le relajará y será más sencilla la evacuación de las heces acumuladas.

    La regurgitación en bebés

    La regurgitación es un trastorno causado porque la válvula que existe entre el esófago y el estómago no está complemente cerrada, o se cierra inadecuadamente. Esto provoca que el alimento recién tomado por el bebé salga del estómago hasta la boca del pequeño sin ningún tipo de esfuerzo. Normalmente está relacionado con la escasa maduración del aparato digestivo, pero suele desaparecer más o menos hacia los 6 meses.

    ¿Qué puedes hacer ante la regurgitación en recién nacidos? Es recomendable apoyar al bebé de manera inclinada, en su hamaca o con algún tipo de almohada que puedes poner debajo del colchón de la cuna. Esta posición hará que el alimento no salga del estómago. Procura también no moverlo demasiado nada más comer.

    Trastornos del sueño

    El bebé necesita descansar las horas suficientes para su correcto desarrollo físico y mental. Es durante el sueño que se descarga la hormona del crecimiento y otros procesos mentales. Hasta el 30 por ciento de los bebés pueden presentar dificultades para conciliar el sueño, y también para mantenerlo las horas suficientes.

    Nada más nacer el bebé continuará con las fases del sueño que tenía en el vientre materno durante varias semanas. En un tiempo, las horas de sueño serán por la noche y pasará a hacer menos siestas durante el día, pero no todos los niños lo hacen a la misma velocidad.

    ¿Qué solución puedes aplicar ante un trastorno del sueño? Las rutinas y los buenos hábitos deben inculcarse desde el principio, puedes probar a que el bebé duerma en su cuna en un ambiente con luz tenue, en lugar de en tus brazos. La alimentación influye notoriamente en el sueño, según indican algunos estudios, la leche materna tiene diferente composición por la noche. Varía de nutrientes y aparece el triptófano, que es el que ayuda a conseguir el orden de vigilia y sueño en los bebés que son amamantados.

Asesor de productos

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!