¡Hola texturas, bienvenidos sabores!

Molestias

En esta etapa surgen pequeñas molestias añadidas a las anteriores, los cambios en el sueño, el apetito, la dentición y otras dolencias habituales asociadas al crecimiento, hacen que tu bebé no siempre se sienta a gusto.
Te facilitamos algunos consejos que te ayudarán a que tu bebé se sienta mucho mejor ya que minimizarán sus molestias.

  • Pequeñas molestias de esta etapa

    El sueño durante la noche

    Muchos bebés a esta edad ya tienen el sueño nocturno regulado. Pero puede ser que a tu hijo le suceda justo al revés. Si tu pequeño es de los que no pueden dormir del tirón, o bien tarda en dormirse cuando le acuestas o llora mucho por la noche puedes en primer lugar comprobar que no tenga ni mucho frío, ni mucho calor. Pero puedes también ayudarle creando una rutina muy estricta en lo que al sueño se refiere: acostarle siempre a la misma hora, cantarle una nana y leerle un cuento o que duerma con su muñeco favorito…

    La dentición y dolor de encías

    Aunque hay bebés que ya comienzan a tener dientes a los 4 meses, muchos empiezan a notar la salida de su primer diente alrededor del sexto mes. Es un proceso muy molesto para los bebés, ya que comienza en primer lugar con la inflamación de la encía y una salivación mayor de lo normal. Además verás como tu hijo se trata de llevar todo a la boca ya que al morder, notará cierto alivio. Para ayudarle puedes ofrecerle mordedores específicos para meter en la nevera a enfriar. Otra opción es el uso de los analgésicos, pero salvo si te lo receta el pediatra, no son tan recomendables.

    El estreñimiento

    El tracto intestinal puede verse afectado por el cambio en la alimentación. La introducción de algunos alimentos puede provocar estreñimiento. Puedes probar a compensar dándole papillas con cereales integrales que contienen mucha fibra y evitar darle alimentos como el plátano, la manzana pelada, el arroz o la zanahoria ya que son alimentos astringentes que le provocarán estar más estreñido.

    Adiós al apetito

    Del mismo modo que la introducción de nuevos alimentos a la dieta puede resultar un aliado del estreñimiento, también puede provocar la falta de apetito en los bebés. Los grandes cambios con diferentes texturas pueden no agradar a los bebés y traducirse en dejar de comer. Es mejor no forzar a los pequeños, pero tampoco pierdas la paciencia si no quiere probar algo a la primera.

    ¿Cómo superar esta fase?

    • Prueba a dárselo de otra manera o mezclado con alimentos que ya coma hasta que se acostumbre a su sabor.

    • Prepara los platos de forma divertida, decorarlos haciendo de la comida figuras, si le agrada visualmente seguramente querrá probarlos.

    • La papilla debe tener buen sabor y olor. En otras palabras debe ser algo que tú mismo comerías.

    • La textura de las papillas y purés es importante: suave, sin grumos y cremosa. A tu bebé le encantarán. Para conseguirlo escoge el tipo de papillas dextrinadas.

    • A algunos bebés les costará menos que a otros, pero la paciencia es un arma que debemos emplear en el tema de la comida. Práctica y verás cuáles son los gustos de tu bebé.

    Si tienes alguna duda, o quieres más información puedes preguntarle a tu pediatra.

Asesor de productos

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!