Una nueva etapa de cuidados

Estimúlale

Es poco probable que tu bebé ya camine a los 9 meses, pero orientándole correctamente en los movimientos previos, como es el gateo, dará sus primeros pasos de forma correcta para el desarrollo de sus pies. Calzar a tu hijo con unos zapatos apropiados junto con la estimulación pertinente será lo ideal.

  • Confort para los bebés correcaminos

    Durante los primeros seis meses de vida, los zapatos no tenían una función más allá del adorno o de la protección en climas fríos. Pero a partir de los 7 meses, ya podemos pensar en el calzado en términos de practicidad. Los bebés comienzan a desplazarse arrastrándose o gateando y el calzado es fundamental para que pueda lanzarse y hacerlo sin miedo, ya que le dará la necesaria estabilidad para comenzar a caminar.

    Hay que tener en cuenta que debemos dejar que gatee por casa descalzo, o bien por otros lugares libres de peligro como la arena del parque o de la playa, sobre el césped, etc. Gatear descalzo es fundamental para que el bebé sea consciente de su propio cuerpo y adquiera sensaciones con sus piececitos. Ayudará a formar correctamente el arco del pie, y a desarrollar sus músculos de manera idónea. Es decir, le ayudará a dar sus primeros pasos.

  • Algunos consejos sobre el calzado
    • La comodidad es la principal premisa.

    • Un zapato de bebé debe ser flexible y no pesar mucho. Además debe ser algo más ancho que su pie, y también 2 cm más de largo para que no causen rozaduras.

    • Los materiales de piel o de lona, así como los de otras fibras naturales serán los idóneos ya que facilitan la eliminación del sudor.

    • Tanto si hace frío como si hace calor, debemos tener en cuenta el confort térmico.

    • La puntera redonda y reforzada y cubierta es la ideal, pero aunque sea cerrada debe haber suficiente espacio para los deditos.

    • Los zapatos que se ajustan con velcro son los más cómodos de poner, pero en cualquier caso se deberán ajustar y no dejar el talón abierto (como es el caso de los zuecos).

    • La suela de goma con dibujos que sean antideslizantes para evitar caídas y resbalones. Pero además para que la suela sea lo más fina y flexible posible.

    • Debemos intentar que sean zapatos sencillos que no tengan muchas costuras en el interior ya que podrían producir rozaduras.

    • En el caso del gateo se recomienda que la parte posterior esté reforzada porque le dará estabilidad si consigue ponerse de pie.

    • No te preocupes si no diferencias cuál es el izquierdo o cuál es el derecho, ya que en los zapatos para bebés casi no se percibe la forma.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!