Comer en familia

Tienes ante ti uno de los retos fundamentales de esta fase: la introducción de los alimentos sólidos en la dieta del bebé. Ya desde que nació conoces perfectamente las preferencias de tu hijo a la hora de alimentarse, tanto si lo alimentaste a través de lactancia materna, o si no fue posible, a través de leches infantiles, sabes muy bien qué es lo que le gusta a tu hijo. La introducción de los sólidos puede ser muy divertida y educativa, ¡sobre todo si lo haces en familia!

 

  • Es fundamental afrontar esta etapa como un hábito nuevo y conseguir que el bebé se sienta a gusto llevándolo a cabo. La alimentación es un hábito básico, y además es un momento de reunión familiar, que puedes aprovechar para estar pendiente de tu hijo, ayudarle con la cuchara si no puede… es básicamente conseguir la implicación de toda la familia para crear una rutina básica. Estos son algunos consejos que convertirán esta tarea en una labor fácil y divertida:

    • Comienza incluyendo en su dieta papillas bastante líquidas, poco a poco podrás ir espesándolas a medida que el bebé vaya tolerándolas. Así le acostumbrarás de manera nada brusca a que pruebe nuevas texturas.

    • Empieza preparando poca papilla, y no llenes mucho la cuchara. Quizá la primera vez sólo tome 3 cucharaditas, no te preocupes, ya irás aumentando la cantidad.

    • La introducción de la cuchara es un hito importante. Es probable que tu pequeño se niegue a comer, no le obligues, déjalo para otro momento.

    • Es importante que durante las comidas familiares, sientes en la mesa al bebé también. Así, con su curiosidad innata, se sentirá atraído por todo lo que estéis haciendo.

    • Una forma de iniciarse con los alimentos sólidos es dejando que el bebé toque y manosee toda la comida con las manos. Para él es un juego, no sabe aún que se lo puede comer, pero descubrirá nuevas texturas ¡una forma genial de introducir esta rutina!

Asesor de productos

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!