El bebé y los medicamentos

Estimúlale

Poco a poco tu bebé ha ido aprendiendo muchísimas cosas, ha crecido y ha desarrollado su autonomía. Lo irás notando según se acerque el año, pero sin duda sigues siendo su gran referente. Le ayudas a levantarse, a ser valiente y lanzarse a dar sus primeros pasos. Eres su guía y lo seguirás siendo en la aventura de su vida.

  • Juegos, pasitos, actividades... pero todo siempre con protección.

    Es ahora cuando tu pequeño se soltará y empezará a caminar. Al principio lo hará poco a poco con las puntas de los pies, y las piernecitas arqueadas. Se tropezará mucho pero debes darle mucho amor y tener paciencia. No le estreses y permite que siga su ritmo de aprendizaje, eso sí siempre animándole y quitando el miedo que pueda tener.

    Una forma fantástica de estimulación es jugar con él y hacer actividades que le diviertan. Puedes favorecer el desarrollo del gateo e ir animándole a dar sus primeros pasos, aunque no es algo a lo que le puedas obligar. Él decidirá cuando quiere lanzarse. En cualquier caso, puedes ir tomando alguna precaución, como poner cobertores de seguridad en las esquinas de las mesas, tapar enchufes, poner topes de seguridad en las puertas y barreras junto a las escaleras.

  • Algunas ideas de juegos y actividades:
    • Mantenlo boca abajo en tus brazos y paséale así por el comedor de casa.
    • Cuelga juguetes en su cuna para que les dé con los pies de manera divertida.
    • Anímale a que pase por encima de un cojín "a cuatro patas".
    • Ponle los juguetes fuera de su alcance para que se estire y gire el cuerpo para cogerlos. Ya verás cómo para él se convierte en un juego.
    • Sujeta al bebé, haz que se impulse hacia arriba y luego doble las rodillas al bajar.
    • Haz que coja juguetes con las manos y tira de ellos para facilitar que tu hijo se incorpore.
    • Coge una pelota y gírala a su alrededor para enseñarle las direcciones de las cosas.
    • Deja que ande descalzo por el parquet, la moqueta o la hierba, ya que estimula el desarrollo de sus músculos, del arco de la planta del pie, y de la capacidad de agarre de los dedos.
  • Coloca a tu hijo sobre tus brazos mirando para abajo y date un paseo por el comedor.

  • Pon juguetes divertidos colgados sobre su cuna para que los pueda coger o dar golpes con los pies.

  • Invítale a gatear sobre un cojín, uno con forma de tubo será perfecto.

  • Deja los juguetes alejados para que pueda estirarse, arrastrarse por el suelo y por fin cogerlos.

  • Mantén a tu bebé con debajo de los brazos, y muévelo arriba y abajo, de manera que cuando ponga las piernas en el suelo doble un poquito las rodillas.

  • Cuando tenga algún juguete en las manos, tira de ellos para que se incorpore y se siente.

  • Puedes girar una pelota y hacerla rodar para que vea como se mueven las cosas y en las diferentes direcciones que lo hacen.

  • Si la climatología lo permite, deja que tu hijo gatee descalzo o de sus primeros pasos sin zapatos sobre una moqueta, o en el jardín… de esta manera podrá desarrollar nuevas sensaciones y también sus músculos, la forma del arco de su pié, e incluso el reflejo prensil de sus deditos.

descubre las fases por las que pasará tu bebé al gatear

  • Los bebés desarrollan los músculos de la espalda, del cuello, las piernas… y también las articulaciones ya que utilizan mucho las muñecas, los tobillos y las rodillas…

  • Caminar supone ampliar el campo de visión. Comienzan a percibir tamaños diferentes y aprenden conceptos como la distancia, etc…

  • El bebé va a progresar en su coordinación e irá ganando estabilidad y coordinación. Esto es importante para su posterior aprendizaje de la lectoescritura.

  • Caminar es sentir la libertad en sus manos para poder desplazarse llevando objetos de un lado a otro.

  • Los bebés suelen estirarse y poco a poco el arco de las piernas comenzará a corregirse.

  • Supone ganar independencia. Ya son capaces de hacer otra cosa más ellos solos.

  • Además se afianza la socialización, ya que aumentan las interacciones con otras personas.

Por varios motivos no es muy recomendable el uso de caminadores por parte de bebés. En primer lugar se conoce que hasta un 25 % de pequeños que lo han utilizado, se han caído o han sufrido algún percance. Incluso ante la presencia de sus padres, si los niños pasan por algún desnivel o una pequeña cuesta, o bien si se acercan a alguna esquina sin proteger pueden hacerse daño. Por otro lado, parece ser que la postura es algo forzada y no es precisamente la más correcta porque interfiere en el ritmo tradicional de aprendizaje. Puedes ampliar esta información si le preguntas al pediatra..

Asesor de productos

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!