Disfrutad del sol

En época de buen tiempo, o incluso un día de invierno con un agradable sol en el cielo es uno de los momentos más agradables para disfrutar con tu bebé. Ya sabes que no puedes dejar que el sol dé directamente en la piel del bebé, pero verás que si tomas las suficientes precauciones podrás disfrutar perfectamente del aire libre con tu pequeño.

  • Al aire libre... se pasa mejor

    Disfruta del buen tiempo y aprovecha poder salir al aire libre con él. Playa, montaña, piscina o paseos por el campo, son los lugares perfectos para gozar el sol. Ten presentes algunas precauciones y se cauteloso ya que el sol puede dañar la piel del bebé y si lo tienes cuidado, incluso deshidratarse por el calor.

    El sol es fundamental para fijar la vitamina D en el bebé. Esta vitamina es fundamental para que los huesos se desarrollen correctamente, y están sanos. Así que es indispensable salir a tomar el aire con tu bebé aunque sea en invierno. Pero se precavido si es verano y no salgas en las horas del mediodía pues la temperatura puede ser muy alta.

    La piel de los bebés es muy delicada, y blanquita porque la producción de melanina aún no está en sus índices normales.

  • Algunos consejos para disfrutar del sol

    La ropa

    Si vas a la playa, la pantalla física, es decir la ropa, es fundamental. Escoge modelos de lino o algodón en color blanco que cubran bastante parte del cuerpo de tu bebé. No le pongas tejidos gruesos, o de colores oscuros porque acaban atrayendo mucho más el calor. Utiliza, si el bebé se deja, un gorrito, o bien protege siempre a tu bebé con una sombrilla.

    Protección natural: la sombra

    Como hemos dicho, lleva siempre una sombrilla abierta en el carro de tu bebé cuando des un paseo. O bien si vas a la playa, escoge un buen parasol que tenga filtro solar e incluso mosquitera.

    La crema de protección solar

    Aplica crema solar a tu bebé por las zonas que vayan a estar expuestas a los rayos del sol. Si vas a la playa pónsela por todo el cuerpo. Prueba antes de salir en una zona pequeñita de su piel para evitar que le de reacción alérgica. Ahora existen muchas marcas especializadas en crema para bebés, pero debes revisar el etiquetado con cuidado.

    ¿Qué características tiene la crema de protección solar para bebés? En primer lugar mira que tenga el más elevado nivel de protección solar – FPS – (Ultra +50) y que también sea hipoalergénica y no contenga perfume. La mayoría son resistentes al agua, pero conviene que vuelvas a aplicar producto sobre su piel después de meteros al agua. Lo mejor es que consultes con el farmacéutico para que te aconseje la más conveniente.

    ¿Cómo debes aplicarla?

    • Para una aplicación correcta, debes ponerla sobre la cara, las manos y los pies de los bebés. Y siempre hazlo al menos 30 minutos antes de la exposición al sol.

    • Con la piel seca, aplica bastante producto y extiende uniformemente sin olvidarte de ningún rincón.

    • No escatimes en cantidad y ten especial cuidado con la nariz, la nuca, los hombros, las orejas y el empeine de los pies. Igualmente con las articulaciones.

    • Vuelve a repetir el proceso cada dos horas o en función del factor solar

    • Aplica protección solar siempre, aunque el día sea nublado, ya que aunque no haya sol fuerte, el 90% de los rayos del sol llegan a nuestro cuerpo esos días.

    La hidratación

    Cuando hace mucho calor es normal sudar mucho. Los bebés también lo padecen y es una forma de perder líquidos muy rápido. Por tanto es fundamental darle de beber agua, o ponerle al pecho, si es lactante con más frecuencia de lo normal.

    Estos mismos consejos para la playa los puedes tener en cuenta si vas a la montaña o a la nieve, ¡la radiación solar también está presente en estas ocasiones!

    Y ahora con todas estas precauciones, ¡ya puedes disfrutar del aire libre con tu bebé!

Asesor de productos

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!