¡Un bebé en camino!

1er trimestre

Cuando nos enteramos de que pronto llegará un bebé todo parece cambiar a nuestro alrededor. Sentimientos, planes, prioridades, pero sobre todo, si hay algo que va a cambiar en estos nueve meses de aventura es el propio bebé que crecerá poco a poco hasta que puedas verle la carita. Conoce su evolución semana a semana, ¡vive esta experiencia al máximo!

etapa-img1
  • De 0 a 4 semanas

    ¡Felicidades por el embarazo! Tras fecundarse el óvulo, se inicia el desarrollo de una nueva vida. Una célula única que se divide y multiplica a una velocidad de vértigo: a los 4 días ya se ha dado ya lugar a 100 células diferenciadas y... ¡dentro de 9 meses será un precioso bebé! 

    El embrión crece alojado en la mucosa del útero mientras sus células se multiplican y se diferencian: algunas se convertirán en tejido nervioso, otras en muscular... formando día a día su cuerpo.

  • Semana 5

    ¡Empieza una semana de lo más productiva! El embrión, que mide menos de 1 mm, desarrolla el sistema nervioso, los vasos sanguíneos, que más adelante darán lugar también al cordón umbilical, y el corazón, que empieza a latir a partir del 25º día de gestación. Además, ya se ha conectado con la pared de tu útero a través de las vellosidades coriónicas y su circulación sanguínea, aunque nunca llegará a mezclarse con la tuya.

  • Semana 6

    El bebé crece a un ritmo espectacular ¡4 mm de cabeza a pies! En esta semana comienzan a formarse los huesos, los dedos de las manos y pies, tobillos y muñecas. En la carita aparecen los párpados, aunque permanecerán cerrados todavía por un tiempo. 

    Depende de la tecnología del ecógrafo de tu ginecólogo, es posible que ya puedas ver al embrión o que incluso puedas escuchar su corazón por primera vez. ¡Bienvenido a la vida!

  • Semana 7

    El bebé crece dentro del útero y conseguirá alcanzar los 8 mm, casi el tamaño de un grano de arroz. El cordón umbilical se ha formado y, junto con la placenta, será la conexión del bebé contigo durante el embarazo. A través de ellos conseguirá oxígeno y nutrientes, y eliminará los desechos.

  • Semana 8

    Empieza a formarse la cara del embrión: boca, lengua, además de órganos como el corazón, el tubo digestivo, el hígado, los pulmones, los riñones y el cerebro. También se forman sus brazos y piernas, además de empezar a moverse levemente. Ya pesa 1 gramo y mide 13 mm de cabeza a nalgas, distancia conocida como Longitud Cráneo-Coxis (CLR).

  • Semana 9

    Con casi 2 cm y 2 gramos de peso, el embrión pasa a ser considerado feto. Poco a poco se forma su esqueleto y adquiere un aspecto más humano con cabeza, cuerpo, extremidades...

  • Semana 10

    Todos los órganos del bebé están formados y a partir de ahora seguirán desarrollándose, lo que hace que el embrión haya pasado a denominarse feto a finales de la semana 9. Actualmente mide unos 3 cm de nalgas a cabeza, pesa 4 g y ya flota en el líquido amniótico.

  • Semana 11

    ¡5 centímetros mide ya el bebé! Aunque es cierto que esta semana su tamaño es desproporcionado ya que la mitad corresponde a su cabeza. En tu cuerpo, la placenta empieza a funcionar de forma óptima, lo que va a ayudar al feto crecer muy rápidamente.

  • Semana 12

    Con 6,1 cm y 14 g de peso, el feto tiene ya todos los órganos y continúa creciendo rápido, sobre todo su cuerpo por lo que se equilibra la gran diferencia que existía entre el tamaño de la cabeza y el resto del organismo.

  • Semana 13

    Cada vez el bebé tiene un aspecto más humano y equilibrado: 28 gramos de peso y 7,5 cm de longitud. Empieza ya a ponerse el pulgar en la boca, aunque todavía no puede succionar. En este momento ya le funcionan el hígado, el intestino y el páncreas.

  • Semana 14

    Aunque quizá no lo notes, ¡el bebé no para quieto! Está aprendiendo a utilizar sus músculos y articulaciones, y llegará al final de esta semana con una longitud de 9 cm y 45 g de peso.

Asesor de productos

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!