¿A qué edad pueden comer solos?

Siempre que se trata de educar en algún hábito a nuestros hijos debemos armarnos de paciencia. Con el caso de la comida sucede lo mismo. En primer lugar el bebé debe estar en contacto con la comida y familiarizarse con ella, primero tocándola, luego con los cubiertos y después a acertar con la cuchara. Verás que en un primer momento se mancha mucho, pero a medida que pase el tiempo irá progresando. Tu labor es enseñarle.

Más o menos a los tres años de edad los niños son capaces de comer solos. Masticar correctamente y también quedarse sentado en la silla hasta que termine la comida (aunque se pueda levantar entre el primer plato y el segundo). Esto es un gran desafío para ellos, pero debemos ir poco a poco.

A partir de los doce meses conseguirá tener las competencias que necesita para comer solo, pero cada niño es diferente, por tanto, no intentes obligarle y respeta su maduración. Si el niño muestra interés, es el momento de enseñarle.

En un primer momento, a casi todos los bebés les encanta tocar la comida, cogerla con las manitas cuando tienen mucho hambre o cuando están muy cansados es lo más normal ya que utilizar los cubiertos es muy difícil aun para ellos.

Sobre los 10 u 11 meses, para fomentar su curiosidad puedes poner junto a su plato una cuchara para que comience a familiarizarse y mejorar su motricidad fina. Podrá acercársela a la boquita y comenzará a chuparla, aunque tirará todo al principio. Lo más recomendable es comer con él siempre que os sea posible. Sentarle en la mesa mientras coméis vosotros también es muy recomendable, puesto que los niños imitan todo, aprenderá mirándoos.

Cuando vuestro hijo tenga más o menos 18 meses, ya usará la cuchara. En una fase inicial será un desastre, se caerá mucha comida al suelo, sobre la mesa, encima de su ropa… en todas partes menos en su boca. Una recomendación es que utilicéis una cuchara muy pequeña para que le sea más fácil utilizarla y que no sea muy profunda porque así cogerá menos cantidad.

A la edad de 2 años ya tendrá la competencia necesaria para utilizar correctamente la cuchara y así podrá comenzar con el tenedor. Aprovecha para explicarle qué alimentos se comen con cada cubierto. Pero no te olvides, la paciencia es la mejor arma que puedes utilizar en este proceso de aprendizaje.

Artículos relacionados