Gastroenteritis en niños

La gastroenteritis en una infección bastante corriente en los niños. Conlleva un proceso inflamatorio que cursa diarreas y vómitos. Normalmente no tiene carácter grave, pero debemos ser cautos puesto que puede provocar deshidratación en el tiempo que dura la fase crítica.

Síntomas de la gastroenteritis

La palabra gastroenteritis viene de la inflamación de varias mucosas, por un lado la del estómago: gastritis, y por otro la do la de los intestino: enteritis. Por tanto, vemos que todo el tracto digestivo está afectado.

Cuando se trata de bebés que aun están lactando, o niños pequeños, normalmente hablamos de un tipo de gastroenteritis causada por un virus. La realidad es que no hay un tratamiento más eficaz que una dieta de alimentos suaves y reposar. Es muy útil aplicar la vacuna contra el rotavirus en el caso de los recién nacidos lactantes, para evitar el contagio de este virus en concreto. El rotavirus es uno de los más graves, y el pediatra te indicará cuándo debes vacunar a tu bebé y las dosis que necesita.

Pero también existe la gastroenteritis bacteriana, o la provocada por parásitos. En el primer caso, será el pediatra quien recomendará tratarla con algún tipo de antibiótico.

Los síntomas más acusados son los vómitos unidos a la fiebre. También cursa con dolor de estómago, diarreas y evidentemente el malestar general que provocan todos estos síntomas. En los más pequeños se puede acompañar de somnolencia y actitud mimosa, o por el contrario irritabilidad. Por lo general, los síntomas no suelen durar más de dos días, pero si se diera el caso de que se prolongaran en el tiempo, y el bebé sufriera muchas diarreas o vómitos lo recomendable es llevar al pequeño a urgencias para tener controlada una posible deshidratación.

Los mejores cuidados para el niño

Siempre es recomendable acudir al médico cuando un bebé lactante está enfermo, para que el pediatra pueda examinarle y ver qué tratamiento es el más adecuado. De todos modos, puedes seguir estas pautas en casa si tu hijo tiene gastroenteritis:

  • En caso de los lactantes que tomen leche materna, puedes probar a dársela con más frecuencia. Lo mismo puedes hacer si le das leche de fórmula, ofrécele el tetero pero no le obligues, lo normal es que esté bastante desganado.

  • Controlar otros signos de deshidratación como la falta de pis en el pañal, la fontanela frontal y los ojos hundidos, la lengua seca…

  • Si no es lactante exclusivo y ya toma alimentos sólidos, puedes ofrecerle muchos líquidos, existen los sueros orales específicos que podrás comprar en farmacias.

  • La dieta blanda la podrás comenzar una vez hayan pasado los vómitos. Esta se compone de jamón cocido, arroz cocido, o también compota de manzana sin azúcar. También es una buena opción Blevit Plus AD que contiene cereales como el arroz y también zanahoria, por esto es muy indicada para situaciones de diarrea ya que estos alimentos son tradicionalmente utilizados en estos casos.

  • La gastroenteritis es muy contagiosa, sobre todo entre los más pequeños, por tanto es fundamental lavar correctamente todo lo que ha estado en contacto con el niño: los juguetes, la vajilla, la ropa de cama, y no olvidarse de jabonarse muy bien las manos en todo momento.

  • Los preparados a base de prebióticos o probióticos ayudan a recuperar la flora intestinal, muy perjudicada en los casos de gastroenteritis. Consulta en la farmacia cuáles son los más indicados para bebés y niños.

Artículos relacionados