¡Mi bebé ya tiene 6 meses!

Nuestro bebé que acaba de llegar al mundo ya tiene 6 meses, pero ¿cómo ha pasado tan rápido el tiempo? Nuestro bebé realiza movimientos más acertados y puede incluso sentarse con ayuda durante un pequeño rato. Comenzarán a salirle los primeros dientes y podrá ir incorporando nuevos sabores a través de la alimentación complementaria.

Habilidades del bebé de 6 meses

Es a partir de los 6 meses de edad cuando los recién nacidos comienzan a moverse de una manera más precisa. Pueden estar ratitos boca abajo y aguantar su propio peso durante instantes. Los huesos de la espalda del bebé ya empiezan a fortalecerse por tanto podrán permanecer algún tiempo sentados. Lo mejor es que los bebés estén la mayor parte del tiempo acostados en el piso porque de esta manera aprenderán de manera innata muchas nuevas habilidades. A esta edad, la mayoría ya puede voltearse sin problema y comienzan a levantar el culo poco a poco, es el paso previo al gateo.

La precisión se nota sobre todo en la habilidad de sujetar un juguete con ambas manos. También sus dedos son capaces de coger objetos cada vez más pequeñitos con lo que se denomina movimiento de pinza que consiste en utilizar el dedo pulgar y el índice.

Al alcanzar el medio año de vida, los primeros balbuceos se transforman en sílabas claras y atienden a su nombre girando la cabecita si les llamas. Los bebés comienzan a distinguir entre los tonos altos y los bajos, utilizando unos gorgoritos muy divertidos, son el inicio de las conversaciones. Es en esta época cuando se nota un cambio a la hora de la comunicación, porque empiezan a interactuar con los demás. Son completamente conscientes de que pueden llamar la atención o bien llorando, o haciendo alguno de sus gorjeos pero también con sus carcajadas.

Muestran cierta desconfianza hacia los extraños y de hecho llorarán si les coge alguien que ellos no conozcan. Lo ideal es que vaya viendo a muchas personas diferentes y así poco a poco se acostumbrarán y sociabilizarán.

La etapa de los 6 meses es sobre todo una fase de experimentación en la cual van observando muy atentamente todo lo que tienen a su alrededor. Tocar y meterse cosas en la boca es su juego favorito. Algunos padres comienzan a facilitarle el acceso a diferentes alimentos sólidos para que puedan jugar y experimentar texturas con sus manos aplastando frutas, chupándolas…

Otra parte importante del desarrollo físico en esta época, es la dentición. Puede que encuentres a tu bebé salivando más de lo normal, o que empiece a llorar y a estar intranquilo, puede traducirse también en problemas de insomnio. Lo cierto es hay niños que les salen los dientes a los 4 ó 5 meses, y a otros hasta el año no le asoma ninguno ya que el desarrollo de cada pequeño puede variar mucho.

En lo relativo al peso y a la altura, normalmente casi todos los niños habrán duplicado el peso que tenían nada más nacer; rondarán entre los 7 u 8 kg. Y habrán crecido hasta llegar a los 65 o los 68 cm.

La alimentación y el sueño en el segundo semestre

Sobre esta época es cuando empieza la alimentación complementaria añadiéndola poco a poco a la leche que será aun la dieta básica. Lo ideal es que la introducción de los alimentos se haga de uno en uno, y poco a poco para ver cómo va tolerando el bebé cada alimento. En primer lugar se suelen introducir los cereales sin gluten en forma de papillas y los purés de frutas siguiendo las pautas del pediatra

En cuanto al sueño, suele continuar el mismo patrón de los dos meses anteriores. Pueden despertarse algo menos por la noche, y algunos niños pueden dormir hasta 10 horas del tirón, pero lo más normal es que los bebés se despierten aun muy frecuentemente buscando a sus padres. Entre las siestas y las horas de la noche, a esta edad puede dormir un total de 14 horas.

La estimulación del bebé

Durante los meses anteriores los juegos en familia eran el mejor estímulo para el bebé, y esto va a continuar así en esta época. Jugar a intercambiar muñecos para que el niño comience a pasarse cosas de una mano a otra a través de la imitación, es clave para mejorar la movilidad de sus manos. Los bebés desean experimentar con todo lo que tienen alrededor, así juguetes de distintos colores y texturas, o también juegos de piezas con diversas formas serán sus favoritos.

De un momento a otro empiezan a socializar cada vez más. Jugar con sus hermanos o con sus padres a las cosquillas, o mirar cuentos son actividades muy gratificantes para el bebé. La música sirve de estímulo para el oído y también querrán escucharte contar historias.

En cuanto al desarrollo motor, se recomienda que estén casi todo el tiempo en el suelo. Puedes poner una alfombra de foamy, para aislarlo del frío y para evitar que sea hagan daño. Podemos empezar a hacer gimnasia con ellos, la manera de fortalecer sus músculos es ir sentándoles a ratitos muy cortos en el suelo, o que apoye suavemente los pies mientras lo sujetas por las axilas.

Artículos relacionados