Trucos para la primera papilla

Puede ser que la primera papilla que tu bebé tome, no la reciba muy alegremente. Tras haber pasado bastantes meses tomando pecho, o con tetero, o con la mezcla de los dos, debe comenzar a acostumbrarse a esta nueva forma de comer. La diferencia en la textura y en los sabores le resultará extraña, y tendrás que armarte de paciencia y seguir varias pautas para que la introducción de estos nuevos alimentos sea lo menos traumática posible.

Más o menos a los seis meses, según indicación del pediatra, podrás comenzar con la alimentación complementaria. Tu bebé irá necesitando nuevos alimentos para cubrir todas sus necesidades de nutrientes. Principalmente se suele empezar con papillas de cereales y con purés de fruta.

Si quieres que la primera papilla de tu bebé sea un triunfo puedes seguir estos trucos:

  • Decide una de las tomas del día en la que tu bebe está normalmente muy activo y despierto. Puedes comenzar con la merienda. Eso sí, debe ser un día que no tengas mucha prisa y por supuesto, que el bebé esté sano, sin ninguna indisposición.

  • Paciencia debe ser tu segundo nombre, y mira con expectación su primera reacción. Puede que lo escupa, o puede que salte la comida por todas partes.

  • Usa un babero grande, a poder ser con mangas y que le cubra bien. Poner un plástico en el suelo, o la mesa para evitar que todo se llene de comida, es una buena opción.

  • Es útil utilizar una trona, para que puedas disponer de tus dos manos con libertad.

  • Las cucharas adaptadas a los bebés son muy recomendables. Son ergonómicas y de material muy blandito para evitar choques en las encías.

  • Si ves que quiere tocar la papilla, puedes dejarle que lo haga, la exploración de los nuevos alimentos y de las texturas es otra forma de aprendizaje.

  • Puedes abrir tu boca para que él te imite, y mientras le sonríes y le hablas de lo buena que está la papilla le puedes ir dando su primera cucharadita.

  • Puedes dejarle chupar y ver cómo reacciona saboreando la papilla

  • Si no quiere abrir la boca y se cierra en banda puedes probar un par de veces, pero luego no le insistas más y déjalo estar. Lo mejor es no obsesionarse, cada día irá mejorando.

  • Prueba con diferentes alimentos si ves que una papilla no le gusta nada.

  • Puedes tomarte el ratito de las primeras papillas como un juego, puedes contarle un cuento, o bien cantarle una canción.

  • Si no sabes qué papilla dar a tu bebé, puedes visitar nuestro asesor de productos y así podrás iniciar la alimentación complementaria de manera fácil con una de nuestras papillas sin gluten.

Artículos relacionados