Una ayuda para la memoria

Para prevenir la pérdida de memoria que afecta a una parte de la población de edad avanzada, es importante mantenerse mentalmente activo durante toda la vida. En algunos estudios científicos se ha observado que las personas habituadas a hacer crucigramas o jugar al ajedrez, por ejemplo, tienen un menor riesgo de perder memoria que otras personas menos activas mentalmente. Por lo tanto, las actividades y los juegos que exigen una actividad mental pueden desempeñar una función importante en la tercera edad, puesto que ejercitan la memoria y las capacidades cognitivas.

Pero además de la «gimnasia mental» que representan esas actividades, existe una amplia variedad de productos destinados a mejorar la memoria y la concentración, así como alimentos que contribuyen a mantener en forma el cerebro.

Buena parte de los suplementos que se comercializan para mejorar la memoria contienen vinpocetina, extracto de una planta llamada Vinca minor que mejora el riego sanguíneo y aumenta la vasodilatación.

Otro de los ingredientes activos más habituales en estos productos es la fosfatidilserina, un componente de las membranas de las células cerebrales que ha mostrado ser útil para prevenir la pérdida de memoria asociada al envejecimiento.

Asimismo, muchos suelen incluir también vitaminas del grupo B, que parecen proteger las células del cerebro y ayudan a destruir la homocisteína, aminoácido que afecta negativamente a las neuronas.

La coenzima Q10 o ubiquinona es producida de forma natural por el organismo, pero también se puede adquirir en forma de suplementos dietéticos destinados a estimular la concentración y la memoria, entre otros posibles beneficios.

Otro producto conocido por mejorar la circulación sanguínea es el extracto de la planta ginkgo biloba, que mejora el aporte de oxígeno al cerebro.

En cuanto a los alimentos, el pescado azul y algunos vegetales contienen ácidos grasos omega 3, que ayudan a mejorar la función cognitiva. También se comercializan alimentos enriquecidos con omega 3, como leche, huevos y leche de soja. A este grupo de ácidos grasos omega 3 pertenece el ácido docosahexaenoico o DHA, que interviene en muchos procesos relacionados con las membranas celulares del tejido nervioso y el cerebro. Vitafos® contiene DHA en su composición, de forma que además de ayudar a cubrir las necesidades energéticas y proteicas, también contribuye al mantenimiento de la concentración y la memoria.

Asimismo, las nueces son un alimento que se ha estudiado por sus beneficios sobre las capacidades cognitivas, entre ellos la mejora de la memoria. También las propiedades antioxidantes de los frutos rojos parecen proteger nuestras neuronas.

En cuanto a los alimentos que contienen las vitaminas del grupo B, las encontramos en las espinacas, los espárragos, el brócoli y los puerros, así como en algunas legumbres y frutas, como el melón, las fresas o los cítricos.