¿Náuseas y vómitos frecuentes?

La alimentación juega un papel importantísimo en todo el periodo de gestación, debe satisfacer las necesidades nutricionales de la futura mamá, prepararla para el parto y la lactancia, y permitir la formación y desarrollo adecuados del feto. Para mejorar el aprovechamiento de los nutrientes, la mujer experimenta numerosos cambios metabólicos en su organismo desde el momento que queda embarazada.

Se da un aumento en la capacidad de absorción intestinal que puede incrementar el apetito o hacer que se sientan antojos y apetencias alimentarias. Otras veces disminuye el apetito debido a la sensación de malestar. Pero especialmente en el primer trimestre, es probable que aparezcan náuseas y vómitos.

Si es tu caso, ten en cuenta las siguientes recomendaciones a la hora de planificar la alimentación para mejorar este malestar:

  • Realiza comidas ligeras, frecuentes y poco copiosas.
  • Ten a mano algún alimento para comer antes de levantarte de la cama por la mañana, tipo galletas, tostadas o cereales y espera unos minutos antes de incorporarte.
  • Evita beber agua o zumos ácidos en ayunas.
  • Procura no beber mucho líquido entre comidas.
  • En la cocina, evita olores de guisos, fritos o preparaciones culinarias que te produzcan malestar.
  • Disminuye alimentos y preparaciones ricas en grasas y especias.
  • Evita aquellos alimentos que no te apetecen o que sean mal tolerados.
  • Varia la textura de los platos, a veces se acepta mejor un alimento blando que uno muy sólido.

Si se producen vómitos, hay que volver a comer pasado un tiempo y no olvidar el aporte de agua y líquidos para evitar la deshidratación.

Y recuerda un consejo práctico que deberíamos seguir todos, come tranquilamente y de manera lenta, masticando bien la comida que te pones en la boca, en un ambiente relajado y sin distraerte mirando la televisión o leyendo al mismo tiempo.